La prehistoria del detective español

Detectiv_la_Internacional_1908“International Police and Detective Directory”, editado en San Francisco (Estados Unidos) en 1922, es un nombre a señalar en la historia española de los detectives privados. Internacionalmente está considerado como “La Biblia” de los detectives privados de los años 20. En sus más de 500 páginas figuraban direcciones y teléfonos de detectives privados, cuerpos de policía y servicios relacionados, desde forenses a criminólogos, en los principales países del mundo. En esta guía figuraban las direcciones de siete agencias españolas, cinco catalanas y dos madrileñas.  Las cinco catalanas son Antonio Tressols, Agencia de Policía Privada, American Office, Detectives Office, Instituto Mercantil Internacional y Detectives Sun. Las madrileñas son el Centro de Policía Particular y Detective Internacional, pero extraoficialmente existía alguna más.

La primera agencia de detectives privados en España de la que tenemos noticia fue La Internacional. Se creó en 1907 –tres años antes de lo que se creía hasta ahora– en la barcelonesa calle Hospital. Su titular se presentaba como “Gran detective”. Como podemos ver, la modestia brillaba por su ausencia.

Algo después, en 1909, aparece una de las clásicas del sector: American Office, también en Barcelona. Y en 1910, abrieron sus puertas en la Ciudad Condal la de Enrique Cazeneuve, que se hizo famoso por las primeras charlas radiofónicas sobre crímenes, y L’Humanité, del detective Julibert. En Madrid, en 1913 encontramos dos agencias consolidadas, La Protectora y Oficina Internacional de Detectives.

El caso de L’Humanité es muy interesante. Formado en Francia, su director, R. Julibert, impulsó, en 1917, la primera escuela de detectives privados de España.

Al celebrar su décimo aniversario, en 1920, Julibert hizo un resumen de todos los casos en los que había trabajado la agencia desde su creación. Esta es la transcripción literal de la lista.

“Pesquisas secreto-particulares civiles y criminales, 735.

Investigaciones con comprobación (adulterio) y vigilancia á varios, 484.

Investigaciones robo, hurto, estafa y chantage. 379.

Anónimos criminales y particulares comprobados,47.

Investigaciones sobre accidentes de pobreza, herencias mal adquiridas y falsificación de documentos, 183.

Total de servicios tramitados, 1.803.

Créditos cobrados durante cinco años, 855 mil pesetas.”