LOS DETECTIVES PRIVADOS COMO HERRAMIENTA CONTRA EL ABSENTISMO LABORAL

fischer-328766__180

 

Hoy vamos a hablar de un asunto que genera el 80% de los encargos que recibe Logia Detectives en Sevilla, hoy vamos a hablar del absentismo laboral. Desde el punto de vista jurídico podemos definir al absentismo laboral como toda aquella ausencia o abandono del puesto de trabajo y de los deberes ajenos al mismo, incumpliendo las condiciones establecidas en el contrato de trabajo.  También puede ser definido como toda ausencia de una persona de su puesto de trabajo, en horas que correspondan a un día laborable, dentro de la jornada legal de trabajo.

El absentismo laboral o ausentismo es una de las cuestiones que más preocupan a las empresas por los problemas organizativos que suscita y los costes que genera.

Existen tres tipos de absentismo:

  • Absentismo previsible y justificado: es aquel que puede ser controlado porque la empresa está informada previamente de la ausencia. Estamos hablando de los permisos retribuidos, las bajas laborales, (incapacidades laborales transitorias y accidentes de trabajo) permisos no retribuidos por asuntos personales.
  • Absentismo no previsible y sin justificación: Falta o abandono del puesto de trabajo sin autorización de la empresa.
  • Absentismo presencial: Lo que vulgarmente conocemos como “escaqueo”. El trabajador acude a su puesto de trabajo, y se dedica a otros menesteres, no productivos y totalmente ajenos a sus quehaceres laborales. Este fenómeno es también conocido como “presentismo”.

La regulación jurídica del absentismo laboral se encuentra en el Estatuto de los Trabajadores aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo (B.O.E. 29/03/1995).

Según el V informe sobre absentismo laboral Adecco, en el año 2015 el absentismo laboral por contingencias comunes supuso un coste a las empresas  de más de 61.300 millones de euros. Lo que supone un incremento del 10,11% sobre el año anterior. El absentismo supuso en 2015 unos costes directos de 5.132 millones a la Seguridad Social por prestaciones económicas y de 3.857 millones a las empresas por el abono de la prestación económica en los primeros días de baja. Además, el coste de oportunidad en términos de producción de bienes y servicios ascendió a 52.387 millones.

El absentismo como causa extintiva del contrato

Con la finalidad de aumentar la productividad y la eficiencia en el trabajo, en nuestro ordenamiento laboral se ha venido contemplando desde antiguo al absentismo laboral del trabajador como causa de extinción de la relación laboral, para evitarse incrementar de modo indebido los costes laborales empresariales, permitiéndose prescindir de aquellos trabajadores cuyas faltas de asistencia al trabajo hacen excesivamente onerosa la contraprestación empresarial que deriva del contrato de trabajo.

En el ordenamiento laboral a efectos de la extinción del contrato de trabajo, el absentismo es contemplado mediante dos figuras jurídicas conexas: por un lado, mediante el despido disciplinario, para las faltas de asistencia injustificadas al trabajo [artículo 54, apartado 2.a), del Real Decreto Ley 1/1995, de 24 de marzo, que aprueba el texto refundido del Estatuto de los Trabajadores —en adelante ET—)], y, por otro lado, mediante el despido por causas objetivas, para las faltas al trabajo, incluyendo a estos efectos incluso las justificadas (artículo 52, apartado 2, del ET).

Requisitos del absentismo como causa objetiva de despido

La causa de despido objetivo por faltas de asistencia al trabajo se regula en el artículo 52, apartado 2.d), del ET, precepto modificado por la Ley 3/2012, de 6 de julio, donde se establece que es causa de ese despido:

  • Por faltas de asistencia al trabajo, aun justificadas pero intermitentes, que alcancen el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el cinco por ciento de las jornadas hábiles, o el 25% en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses.

Hasta ahora hemos hablado en puridad de los aspectos objetivos del absentismo laboral, pero subjetivamente nos encontramos con otras consecuencias del mismo, debido al mal ambiente que crea y además porque se puede producir un efecto imitación sobre los demás trabajadores, y otros problemas que puede conllevar como la competencia desleal o el espionaje industrial, aunque normalmente cuando se hacen los encargos a las agencias de Detectives Privados en Sevilla suele ser por motivos económicos, evitando los costes del despido.

 En cuanto a los sectores profesionales en los que se produce el citado absentismo, hemos de destacar que es un mal endémico a todos los sectores.

Los motivos por los cuales se producen estas bajas fraudulentas suelen ser varios:

  1. El trabajador no se siente a gusto en su puesto de trabajo.
  2. El trabajador siente que no ha disfrutado de suficientes vacaciones y decide ampliar las mismas, y que mejor para esto que simular una baja.
  3. Surge una oportunidad de ganar un dinero extra y además en B, pero no puede compatibilizarlo debido al horario que debe cumplir con su empleador.
  4. Ciertas discrepancias con la dirección de la empresa ha hecho que el trabajador sienta desprecio sobre la misma, por lo que simula una baja fingida para no acudir a su puesto de trabajo, obligando así al empresario a realizar un proceso de selección para cubrirle temporalmente o crear un mal ambiente en el resto de la plantilla, pues éstos se ven obligados a desdoblar sus esfuerzos para mantener la producción.

De forma conexa junto con las bajas fraudulentas se suelen producir otro tipo de fraudes, como fraude a la seguridad social, pues la situación de un trabajo cobrado en B, supone la no tributación sobre el mismo.

La recomendación que hacemos desde Logia Detectives en Sevilla, es que al primer indicio de absentismo laboral se ponga usted en contacto con nosotros, donde estudiaremos su caso para poder tener éxito en el esclarecimiento de sus dudas.