VALIDEZ JUDICIAL DE LAS VIDEOGRABACIONES A LOS TRABAJADORES

Son numerosas las consultas que nos realizan los clientes de Logia Detectives en Sevilla respecto al uso de las cámaras de video grabación, ya sean de vigilancia instaladas por una empresa de seguridad u grabar con cámara ocultaocultas, instaladas por una agencia de detectives en Sevilla.

La Audiencia Nacional dictó la sentencia http://hj.tribunalconstitucional.es/pt/Resolucion/Show/4170 (Sala de lo Contencioso-administrativo, Sección 7ª, Sentencia de 9 Jul. 2018, Rec. 32/2018) por la que confirma finalmente la resolución sancionadora impuesta por el Director General de la AEAT contra uno de sus funcionarios. Para ello avala la prueba de las grabaciones de video aportadas por la Administración. En este caso en cuestión las grabaciones aportadas fueron realizadas por un sistema de video vigilancia, instalado por una empresa de seguridad autorizada.

El funcionario había sido sancionado con 15 días de suspensión de funciones por haber cedido su tarjeta de fichaje a una compañera durante varios días en el año 2016. Con esta cesión de la tarjeta, que es personal e intransferible, la compañera registraba la entrada y salida del trabajador en las instalaciones, sin que el mismo hubiera estado presente en ningún momento en su puesto de trabajo. De esta manera se permitía una suplantación de identidad, al tiempo que se ponía en riesgo la seguridad del edificio al hacer figurar una presencia en el interior que en realidad no estaba teniendo lugar.

La Audiencia Nacional admite la utilización como prueba de las grabaciones de vigilancia, pues todos los funcionarios conocían su existencia y sirven principalmente para controlar a las personas en el interior del edificio y el cumplimiento de horarios, puntualizando que la protección de datos no es ilimitada, pues sí que se encuentran limitados con respecto a otros derechos fundamentales y bienes protegidos por la Constitución. Además estas imágenes no fueron las únicas pruebas aportadas, sino que fueron acompañadas de otras pruebas documentales.

La Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de protección de los datos de carácter personal considera un dato de carácter personal las imágenes obtenidas por un sistema de video vigilancia cuando permiten la identificación de personas.

Asimismo el Reglamento General de Protección de Datos europeo viene a consolidar dicha norma, añadiendo una serie de obligaciones que deberemos de cumplir, sobre todo en cuanto a medidas de seguridad que deberemos aplicar al tratamiento de las grabaciones.

Pero ¿qué es lo que ocurre si el cliente tiene la sospecha de que un trabajador suyo está faltando a la buena fe contractual, no cumple con sus obligaciones laborales y no disponemos de un sistema de video vigilancia? ¿se puede instalar un sistema de videograbación con cámaras ocultas? Veamos un ejemplo:

http://hj.tribunalconstitucional.es/pt/Resolucion/Show/4170, de 10 de Julio considera procedente el despido de un cajero de un supermercado, del cual se sospechaba que realizaba diversas sustracciones de la caja registradora en la cual realizaba su trabajo. Para descubrir quien era el trabajador que realizaba dichas sustracciones se requirió los servicios de una agencia de Detectives Privados, los cuales atendiendo a los principios de necesidad, proporcionalidad y racionalidad, instalaron tres cámaras ocultas, las cuales observaban las cajas registradoras del establecimiento, detectando las cámaras ocultas los diversos desvíos de efectivo desde la caja registradora.

Ambas sentencias son aclaratorias a las dudas presentadas por los clientes de Logia detectives en Sevilla sobre la validez judicial de la aportación de imágenes grabadas en video .